• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae


Libro de académico de Educación U. Finis Terrae será distribuido en bibliotecas públicas tras adjudicarse Fondo de Cultura

El texto “La Evaluación como Método de Aprendizaje”, del docente Aldo Montenegro, fue seleccionado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio para ser difundido.



Una propuesta focalizada en la calidad de los aprendizajes presenta el libro “La Evaluación como Método de Aprendizaje”, una publicación de Ediciones Universidad Finis Terrae, escrita por el académico de la Facultad de Educación, Aldo Montenegro, y que fue elegida por el Programa de Adquisición de libros de autores chilenos para la distribución en bibliotecas públicas 2018, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Estar dentro de este programa implica que el ministerio comprará 300 publicaciones para su distribución en bibliotecas públicas del país, en convenio con la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam).

El libro es de carácter técnico e incorpora nuevos conceptos que se requiere que maneje el docente hoy en día. Está orientado a profesores de escuelas, liceos y colegios para que puedan comprender cómo aplicar las nuevas bases curriculares y cómo emplear el nuevo concepto de la evaluación, que viene a mejorar los procesos de enseñanza.

“Esto es muy revolucionario, puesto que el profesor a través de esta metodología de enseñanza -que es la evaluación constante- deja de hacer clases expositivas, trabaja en ritmos distintos con los alumnos, lo que favorece a la Ley de Inclusión y hace que los estudiantes se sientan más motivados, puesto que se dan cuenta que pueden aprender a su propio ritmo, sin competir con su compañero y que puede llegar al mismo logro en velocidades distintas y eso es un respeto por la dignidad de la persona”, explica Aldo Montenegro, autor del libro y académico de la Facultad de Educación de la U. Finis Terrae.

Único es su especificidad, el libro explica cómo aplicar este nuevo currículo, actualizado y coherente con las necesidades de los nuevos campos laborales que van a existir en 80 años más y que los profesores de Chile aun no logran comprender a cabalidad cómo incorporarlo en el aula. 

Una nueva forma de enseñar

El 2012 el Ministerio de Educación cambió las bases curriculares para todo el país, desde el nivel pre escolar hasta enseñanza media, basando la enseñanza ya no en el contenido sino que en el conocimiento. “El gran problema es que no hubo una bajada para aplicarlas”, señala Aldo Montenegro, quien además de ser académico, es profesor PSP -Programa de Superación Profesional del Ministerio de Educación- y realiza capacitaciones a los profesionales que requieran mejorar sus desempeños tras recibir la evaluación docente.

El académico cuenta que “a través de las capacitaciones me di cuenta que los profesores -si bien están en conocimiento del nuevo currículo de enseñanza- no lo entienden, comprenden y no saben cómo aplicar esta nueva metodología de enseñanza. Al detectar esta falencia, decidí hacer un libro que explique la naturaleza de este nuevo currículo, que implica un nuevo concepto de aprendizaje y cómo la evaluación cambia su rol y se suma a un fenómeno didáctico en función del nuevo concepto de aprendizaje”.

Hasta el 2012, hablar de evaluación en Chile era sinónimo de calificación, pero eso no explicaba qué sabían los alumnos o debían aprender. “Hoy la evaluación deja de ser calificación, entonces la idea es que el profesor haga clases constantemente poniéndole desafíos al estudiante, ayudándolo a corregir y comprender en el momento y acompañándolo en el proceso de aprendizaje mediante pequeñas partículas y dosis de evaluación, a través de un proceso de enseñanza diseñado”, explica Aldo.


Publicado el:

Martes, 04 Septiembre 2018